la promoción de medicamentos en el siglo XXI: controlando el equilibrio

IMG_0066

 

José Luis Nuñez
Director de Desarrollo de Negocio y Marketing Profesional
Johnson & Johnson, España

No es poca la legislación referente a la promoción de medicamentos, tampoco es poca la regulación derivada de la aplicación de los diferentes códigos éticos de buenas prácticas de promoción de medicamentos, pero, por otro lado, los medicamentos, como la mayor parte de los productos, necesitan de su promoción para fomentar su venta, siempre bajo la premisa de un uso y consumo racional y responsable. Tampoco hay que olvidar el componente reputacional, cada vez más valorado en todas las empresas, donde la promoción a cualquier precio ha dejado de ser un escenario deseado, para dejar paso a una promoción basada en la calidad y el valor añadido que aportan los productos. El arriesgarse a un daño en la imagen de la empresa, solo por un beneficio rápido y normalmente puntual, ha dejado de estar presente en la mayoría de las empresas del sector.

Por este motivo, hacer coincidir los requerimientos legales con las prácticas comerciales, hace necesario que toda la cadena de la promoción de los medicamentos esté manejada por personas bien formadas, que conozcan las limitaciones pero que, a su vez, sean capaces de realizar un buen trabajo en el campo de la promoción, que redunde en un uso correcto del medicamento y que, evidentemente, proporcione unos beneficios justos a las compañías.

Con este modelo de promoción “responsable”, el compromiso de sostenibilidad a largo plazo se hace una realidad y los beneficios para la cadena de la salud, pasando por el propio paciente, el profesional o el laboratorio, se maximizan y permiten una garantía y uso racional de los medicamentos, como ya queda recogido en el título de nuestra ley 29/2006.

FacebookTwitterGoogle+Compartir